G.M. Historias
   La sucesión de Fibonacci y la Bolsa.
   Prof. Francisco Gallego Puche (un apasionado de la Bolsa).

En el mundo de la Inversión la faceta más atrayente es la toma de decisiones sobre cuándo, cómo y en qué invertir.
Una y otra vez se ha intentado encontrar un método que permita tomar la decisión de invertir siempre correcta, pero hasta ahora nadie la ha encontrado. Hasta la fecha sólo se conoce un método que se pueda acercar a este ideal. Esto es que, aunque no hace predicciones exactas, si que ha incrementado significativamente el número de decisiones correctas y ha disminuido el de erróneas, tanto en la elección de Mercados y Productos, como en la selección del momento de realizar la inversión. Este método es el Análisis Técnico.

El Análisis Técnico puede considerarse como la unión entre: Análisis Gráfico y Análisis Cuantitativo.
El Análisis Gráfico es el estudio de los gráficos de precios y la interpretación de las figuras que en ellos se forman. Respecto al Análisis Cuantitativo engloba, el desarrollo, interpretación y aplicacisn de modelos matemáticos y estadísticos (indicadores y osciladores técnicos).

Uno de los indicadores más usados, y que generan mejores resultados en el Análisis Técnico, son los medias móviles. Las medias móviles "suavizan" la curva de precios de los valores mobiliarios amortiguando las bruscas variaciones que se producen por efecto de la volatilidad, y ofrecen un perfil más adecuarlo para el seguimiento de la tendencia y para la generacisn de señales de compra y venta.
Existen distintos tipos de medias móviles, según su utilización en la generación de señales, y hay varios métodos de optimización que pueden aplicarse para adecuar las medias a los distintos horizontes temporales.

En su concepción más simple la media de un conjunto de datos es el resultado de sumar el conjunto de datos y dividir el resultado por el número de unidades que constituyen el conjunto de datos. Si este cálculo se repitiera sucesivamente, descartando el primero de los datos del conjunto y añadiendo un nuevo dato, se obtendría una sucesión de valores medios que representados gráficamente constituirían una línea que se denominaría media móvil. El término "móvil" deriva obviamente del hecho de que en cada cálculo se elimina el primero de los datos del conjunto y se incorpora un nuevo dato.

Según la naturaleza del mercado que se analice, la finalidad que persiga el analista técnico, y la proyección temporal que se contemple, puede que unas veces sea más ventajoso utilizar medias largas (100-200 sesiones), en tanto que en otras pueda ser más aconsejable la aplicación de medias cortas (5-25 sesiones) más sensibles a la variación de los precios.

La experiencia ha demostrado con rotundidad que en la práctica las medias funcionan mejor cuando los periodos de tiempo elegidos para el cálculo de las medias son números de la Serie de Fibonacci, una serie numérica en la que cada término es la suma de los dos anteriores (1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, ...). Estos números de Fibonacci se ajustan bastante bien a periodos y ciclos bursátiles.



  La bolsa y la sucesión de Fibonacci