(#060) LA PESETA QUE FALTA
Tres amigos van a un bar; piden tres vinos para los tres (un vaso para cada uno). Los tres vinos cuestan 25 pesetas; cada uno de los amigos pone al pagar 10 pesetas y pagan al camarero 30 pesetas. El camarero les devuelve 5 pesetas; de esas 5 pesetas se reparten cada uno una peseta. Cuando echan cuentas, cada uno ha puesto 9 pesetas (10 que pagan menos una que se han repartido); entonces 9 pesetas por 3 son 27 más las 2 pesetas que sobran de lo que les han devuelto son 29 pesetas. ¿Dónde está la peseta que falta?.
Tal como nos lo proponen, os la proponemos.

  • Solución de Miguel A. Sierra.

  • Creo que la pregunta interesante sería: ¿A cuántos bares habían ido antes y cuantos vinos llevaban ya?. El error está en sumar las dos pesetas (que no se han gastado) con lo que han pagado, cuando lo que tendrían que hacer es restarlo. Se han gastado entre los tres 27 pesetas menos las dos que todavía no se han decidido a repartir: 25 pesetas. Lo que realmente cuesta creer es que tres vinos cuesten veinticinco pesetas, primero porque 25 no es divisible entre 3, y segundo porque no existen bares tan económicos en estos tiempos. Por tanto concluimos que 25 es, realmente, el número de vinitos que había ingerido cada uno.
  • Solución de José Carrión.

  • Vemos y oimos este problema con frecuencia insistente.
    Mi solución es:
    Hay que definir antes que nada SUMA y SUMANDOS y luego verificar si la cosa cuadra.
    Los clientes han pagado 27 ptas (SUMA) y el dueño del bar se queda 25 pts (UN SUMANDO) y el camarero 2 pts. (EL OTRO SUMANDO). La cosa cuadra: 27 = 25 + 2.
    Saludos cordiales
  • Solución de Zubi.

  • El precio por cada vaso de vino es de 25/3 = 8,333...
    Por lo que si cada uno pone 10 pesetas y después le devuelven 1 a cada uno sobran 2 pesetas y la peseta que "falta" es la que suma la parte 3*(0,3333...) de cada vino.

    Bueno, ¿ se sabe dónde está la peseta que falta? -:).
    Si deseas dar tu opinión puedes enviarla a la Gacetilla Matemática
    Pienso, luego existo
    Pienso, luego existo.

     
      (#60) La peseta que falta